Ya te hemos hablado de qué es el rebranding y te hemos listado algunos casos de éxito. Ahora, te mostramos los cuatro peores casos de rebranding a través del logo, que sin duda te servirán como ejemplo… de lo que no se debe hacer.

 

Cardiff City Football Club

Cuando Vincent Tan se convirtió en el dueño del equipo de fútbol Cardiff City FC, decidió cambiar radicalmente el color corporativo del club: de azul a rojo, en un intento por asociarlo con el origen galés del club. Fue un cambio tan confuso que han tenido que volver a los orígenes, con prominencia de los tonos azules.

 

GAP

Lo que hizo esta marca de ropa incluso se ha convertido en un chiste cuando se habla de malos ejemplos de rebranding. En 2010, la compañía decidió, de la nada, que era momento de renovar su imagen, sin embargo, seis días después del lanzamiento, tuvieron que retirar todo rastro del nuevo logotipo.

 

Instagram

Cuando la red social cambió su logo de la cámara Polaroid vintage por un diseño minimalista y colorido, Instagram perdió su alma y esencia. Por si fuera poco, la funcionalidad de la aplicación también cambió sin previo aviso. La inconformidad de los usuarios fue inmediata.

 

MasterCard

¿Por qué cambiar uno de los logos más reconocidos y elegantes de todos los tiempos? En 2006, en mitad de la fiebre del rebranding, MasterCard dio un giro a su logo en un intento fallido por renovar la marca. Como no fue bien aceptado, la compañía ha vuelto a sus orígenes, con un diseño minimalista que respeta los icónicos círculos en rojo y amarillo.

El logo de 2006 es tan feo que es mejor no mostrarlo

 

Foto principal:  
rawpixel.com