La tecnología ha cambiado las relaciones personales con herramientas como Skype o FaceTime, además de las redes sociales. También ha cambiado la forma de disfrutar de nuestras series o programas favoritos con herramientas como Yomvi o Netflix. El mundo laboral no iba a ser menos ante esta fiebre digital que el planeta sufre.

Si echamos la vista atrás (no muy atrás), recordamos aquellas tarjetas de 85 x 55 mm. Empresarios y jefes de departamento las acumulaban en el bolsillo interior de su americana para entregarlas en reuniones con otras empresas, lo que hoy todos conocemos como networking, eventos que sirven para aumentar tu red de contactos en busca de una oportunidad de negocio.

networking-relaciones-laborales-digitales

La realidad era que, al término de cada evento, te ibas a casa con 20 tarjetas diferentes, incapaz de recordar a quiénes pertenecían.

Esto era así hasta que cinco buenos amigos decidieron fundar en diciembre de 2002 una red social orientada al mundo profesional, la famosa LinkedIn, recién comprada por el gigante tecnológico americano Microsoft por valor de 23.260 millones de euros.

Podría decirse que esta red para profesionales es un currículumvitae online, en el que puedes ir actualizando tu información día a día y compartirla con los ya más de 433 millones de usuarios en todo el mundo. También puedes consultar los CV de otros usuarios, conocer sus intereses y habilidades, así como recibir ofertas de trabajo publicadas por las empresas y estar al tanto de sus últimas noticias.

¿Quieres crecer profesionalmente? Los expertos en contratación y gestión de Recursos Humanos recomiendan que crees tu propio perfil en esta red. Es el primer sitio donde los encargados de la contratación de personal buscan posibles candidatos para sus vacantes.

relaciones-laborales-digitales

Además, LinkedIn simula una agenda de contactos de los cuales puedes recibir notificaciones si lo precisas y buscar nuevas posibilidades de negocio. De esta forma, cumplen la función que tenían antes las tarjetas.

La conclusión sobre las posibilidades que plantea LinkedIn versiona un conocido dicho: “Quien la busca, la encuentra y si no, ¡que te encuentren ellos!!”.