Internet ha abierto las puertas a un sinfín de recursos para los creadores de contenido. Sea texto, imágenes, vídeo o música, los medios disponibles para inspirar, crear y trabajar están al alcance de un mero clic. Sin embargo, ¿qué ocurre cuando se involucran los derechos de autor? ¿Te pueden demandar por usar un vídeo sin permiso? ¿Qué tal por editar una imagen? Ante tal problemática surgen las licencias Creative Commons, ideadas para la comunidad creativa.

¿Qué son las licencias Creative Commons?

Las licencias Creative Commons, conocidas simplemente como CC, son una propuesta de una organización sin fines de lucro homónima. Buscan una manera legal y ética de compartir el trabajo de artistas, diseñadores, escritores y cualquier persona creativa que decida formar parte de la comunidad CC. Presentan a la CC como una herramienta para poner las obras terminadas de dichos creadores a disposición de aquellos que requieran de su uso. Por ejemplo, si un editor de vídeo necesita agregar música a su clip pero no cuenta con el dinero para pagar por los derechos de uso de una canción, puede insertar una canción bajo una licencia CC. Se ahorra un pago considerable y al mismo tiempo distribuye la obra original.

Wanna Work Together? from Creative Commons on Vimeo.

 

Tipos de licencias CC

En un intento de dar la mayor libertad posible a los creativos respecto a la distribución de sus obras, la organización definió cuatro condiciones para sus licencias, cada una con sus respectivas restricciones de distribución:

  • Atribución: los créditos del autor original deben ser mencionados al utilizar su obra. También se debe incluir un hipervínculo a la licencia usada. Se debe señalar si se ha alterado el producto original.
  • Compartir Igual: en caso de haber editado o transformado la obra de alguna manera, debes registrar el resultado bajo la misma licencia CC de la original.
  • No Comercial: no se puede distribuir la obra de forma comercial.
  • Sin Derivadas: si obtuviste un producto nuevo al editar la original, no puedes distribuir el resultado.
Imagen de licencia CC

Imagen por Markus Büsges bajo licencia CC BY-SA 4.0

Al momento de registrar tu licencia, puedes combinar estas opciones para proteger tu contenido de la manera que te parezca mejor. Las combinaciones pueden ser seis:

  • Atribución-SinDerivadas (CC BY-ND): se puede distribuir tu obra de forma comercial o no comercial, mas no pueden alterarla. Deben dar crédito al autor original.
  • Atribución-NoComercial (CC BY-NC): pueden distribuir tu obra sea o no con transformaciones mientras que no sea de forma comercial. Se debe dar crédito al autor original.
  • Atribución-NoComercial-CompartirIgual (CC BY-NC-SA): pueden distribuir la obra original o el resultado de su transformación de forma no comercial. Se debe dar crédito al autor original y licenciar las los productos nuevos bajo la misma licencia.
  • Atribución-NoComercial-SinDerivadas (CC BY-NC-ND): no pueden editar o transformar tu obra, solamente distribuirla bajo un modelo no comercial. Se debe dar crédito al autor original.

Como puedes ver, las claves de estas condiciones en las licencias CC son dar crédito al autor original, la autorización de transformar, si hay fines de lucro y licenciar las obras resultantes. Elige de acuerdo al objetivo que tengas para tu contenido (informar, educar, darte a conocer, etc).

 

¿Cómo citar con Creative Commons?

El formato recomendado para citar con CC es muy simple. En este orden, se debe incluir el nombre (real o de usuario) del autor, el nombre de la obra con un hipervínculo a su fuente (si no está disponible el título, igual debe estar el link) y el tipo de licencia CC con la que se registró. Toma como ejemplo esta imagen.

 the-inner-panda

La forma ideal de citar es: “The Inner Panda”, por David Schroeder bajo la licencia CC BY-NC-ND. Se dan ciertas libertades, como no poner el nombre de la obra, mientras se siga proporcionando la información esencial (la fuente original).

 

Herramientas CC

Existen diversas bibliotecas, bases de datos y herramientas con productos bajo las licencias Creative Commons. Entre las más populares se encuentran las siguientes.

  • Wikimedia Commons: fuente para distintos tipos de medios como imágenes, vídeo y música.
  • Flickr: banco de imágenes y fotografías. Recuerda activar el filtro para incluir solamente imágenes con CC.
  • ccMixter: sitio especializado en música con permiso de distribución.
  • Freesound: proyecto donde usuarios suben sus foleys, efectos y audios para el uso de la comunidad.
  • Vimeo: esta conocida plataforma de vídeos tiene una sección especializada para contenido CC.
  • Internet Archive: un catálogo con imágenes, audio, vídeo y textos disponibles para distribución.

Puedes encontrar estos ejemplos y más en el buscador especializado de Creative Commons. También puedes habilitar los filtros de Google y YouTube para incluir material con Creative Commons.   ¿Qué tal? Puedes aprovechar de estos recursos para tu contenido digital, todo de una forma totalmente legal y sin perjudicar al autor original de estos productos. ¿Aportarás a esta comunidad creativa?