En el marketing digital se libra una guerra que parece no tener final: la pelea de los millennials para disfrutar de navegar en internet sin ser bombardeados con publicidad. En el otro bando, marcas y publicistas buscan llegar a su público objetivo mediante prácticas intrusivas. El contraataque de los millennials consiste en instalar adblockers en sus dispositivos y así librarse (un poco) de la sombra publicitaria.

Cuidado, los millennials protegen su espacio digital, Vía Giphy

 

¿Qué son los adblockers?

Conocidos en español como bloqueadores de publicidad, se trata de herramientas que ayudan a eliminar o alterar el contenido publicitario de cualquier página web. Pueden encontrarse en distintos formatos, desde aplicaciones para dispositivos móviles, hasta complementos o extensiones para navegadores de escritorio.

Para los usuarios, algunos de los beneficios de utilizar adblockers son:

  • Aumento en la velocidad de carga de contenidos.
  • Mayor privacidad, ya que se inhabilita la posibilidad de crear perfiles de usuario.
  • Mejor aprovechamiento de recursos (ancho de banda, capacidad de cálculo…).
  • Reducción en el consumo de datos móviles (en smartphones y tablets).

Sin embargo, para los anunciantes y marcas, los bloqueadores de publicidad son un reto para posicionar su publicidad en el target adecuado. Una de las formas con las que los publicistas responden a estas herramientas, es la identificación de usuarios con adblockers instalados. Mediante un mensaje emergente (adblocker wall o muro contra adbocker) advierten a los visitantes de que inhabilitan su bloqueador de publicidad.

La solución no es eficiente. De acuerdo con un estudio realizado por PageFair, que ofrece servicios de bloqueo publicitario, en 2016, un 74 % de los usuarios con adblockers instalados abandonó la página cuando se encontraron con un adblocker wall.

Así lucen los mensajes adblocker wall en los sitios web, Vía Digiday

 

El futuro de la publicidad en la era Adblocker

Los anunciantes deben encontrar una forma de llegar a una generación que ama las marcas pero no quiere que éstas invadan su hábitat digital. Los siguientes consejos que pueden ayudar a los publicistas para poner un fin a esta guerra:

  • Crear contenido: para lograr engagement con el usuario se debe ofrecer contenido relevante y útil para sus vidas.
  • Crear relaciones directas: el marketing en la era de los dispositivos móviles no se basa en crear contenido masivo, sino en crear diálogos. Para ello se puede emplear un elemento casi olvidado en el campo: el correo electrónico o newsletter. Claro, no se trata de llenar la bandeja de entrada del usuario con boletines que pueden ser marcados como spam, sino con mensajes personalizados y joviales.
Imagen de portada, Vía Gary Vaynerchuk