Al final Google cumplió su “amenaza” y cerró Google News en España debido a la nueva Ley de Propiedad Intelectual que entrará en vigor en enero de 2015. Durante el primer día de cierre ya se empezaban a oír cifras de pérdida de tráfico de alrededor del 15%.

Esta nueva ley, que coge el relevo de la popularmente llamada Ley Sinde, ha venido cargada de polémica desde sus orígenes debido sobre todo al artículo 32.2, más conocido como “Tasa Google”.

Lo que se pretende a través de este apartado es cobrar un canon a aquellos agregadores, blogs, etc. que enlacen contenido de otros medios. Una ley hecha a la medida de la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE). Es por esto que los medianos y pequeños editores quieren que no entre en vigor la medida, como ya llevan tiempo pidiendo las distintas asociaciones de usuarios de Internet.

Google News

Derecho Irrenunciable

CEDRO es la entidad que gestionaría estos derechos, lo que paradójicamente supone una vulneración de los mismos para blogs y medios que no pertenezcan a esta asociación y publiquen con licencia copyleft.

¿El motivo?

Es un derecho irrenunciable y CEDRO tiene autoridad para recaudarlo, pero al no ser socios, el canon que se genere de estas publicaciones podrá quedárselo la propia asociación o repartirlo entre sus miembros.

Esto supondrá un freno a muchos niveles, no sólo en cuanto a la creación y visibilidad de contenidos sino también al desarrollo de nuevos modelos de negocio, como Menéame, o la innovación de productos y servicios que afectará incluso a los medios de comunicación que forman parte de la AEDE, partidarios del canon.
Canon tasa digital

El caso de Alemania

El país germano es el que tiene la ley de propiedad intelectual más restrictiva de toda Europa pero en este caso, los agregadores se librarían de pagar la tasa siempre que las editoriales les autoricen a enlazar su contenido. Dado que en Alemania Google News sí que supone una importante fuente de tráfico, la mayoría de las grandes empresas afectadas dieron su aprobación para que utilizaran los contenidos de forma gratuita.

En este país se dio un caso con nombre propio, Axel Springer. Sólo dos semanas aguantó este grupo editorial sin permitir a Google mostrar fragmentos de sus contenidos. Tuvo que recular en su decisión tras comprobar cómo se desplomó el tráfico de sus distintos sites.

¿Censura encubierta?

A través de los famosos cables de Wikileaks, nos enteramos de cómo en España los medios de comunicación silenciaron gran parte de las protestas y la indignación que generó en la sociedad la anterior reforma de propiedad intelectual.

Ahora que estos medios están viendo menguar la importancia de lo impreso versus lo digital y que su tráfico online no es significativo con respecto al volumen total, necesitan una “compensación”. Este empujoncito que el gobierno está dispuesto a brindarles, ¿será a cambio de nada?

Medios españoles y Google News