Ya hemos dado respuesta a preguntas que te surgen antes de crear un blog. En la siguiente fase, surgen otras dudas en torno a la personalización y la estructuración de tu web. Las resolvemos.

 

1. ¿Cómo personalizo mi plantilla?

En el anterior post comentamos que lo más sencillo es que utilices una herramienta como WordPress, que te proporciona plantillas que tú misma/o puedes personalizar. Cuando hayas elegido plantilla, te toca empaparte de tutoriales.

Aunque las plantillas sean fáciles de manejar, puede que su personalización te lleve un tiempo. Tómatelo como un periodo de aprendizaje, disfruta de él y no te agobies: todo lo que necesitas saber está en internet.

Si te estancas con algo, puedes consultar directamente a los creadores de tu plantilla, o publicar tu duda en un foro especializado.

 

2. ¿Qué imágenes escojo?

En este proceso de personalización, las imágenes serán tus grandes aliadas. Elige fotos originales y de calidad. Lo mejor es que las hagas tú misma/o. Así te aseguras de que te presentas ante tus seguidores con algo que es solo tuyo, que te diferencia desde el principio.

Cuando tengas tus fotos, recórtalas, ajustándolas a las medidas que te reclama el template. Para ello, puedes utilizar Photoshop u otros editores online como Fotor.

Si la fotografía no es tu fuerte o no tienes una cámara que haga fotos con suficiente calidad, puedes consultar bancos de imágenes gratuitas, como Pixabay o Unsplash.

 

3. ¿Cómo redacto el contenido?

Tu blog tendrá un contenido estático que te servirá de carta de presentación. Se trata de los textos principales de tu blog (los de la home, quiénes somos, etc.) y de los metadatos. Tómatelo muy en serio y aprovéchalo para mostrar lo mejor de ti. Utiliza ese espacio también para presentarte ante Google.

Keywords

Si pudieras definir tu blog en pocas palabras, ¿cuáles serían? “Blog de música”, “blog de viajes”, etc. Ahí tienes tu keyword principal. Recuerda que, cuanto más específico/a seas, más sencillo te será posicionar tu web.

Es decir, es mejor “blog de cocina castellanoleonesa” que simplemente “blog de cocina”. “Blog de música punk de los 80” mejor que “blog de música punk” y mucho mejor que “blog de música”. Es lo que en marketing llamamos long tail y short tail keywords.

Las short tail keywords (que, en este caso, serían “blog de cocina” y “blog de música”) tienen muchas más búsquedas mensuales que las long tail, las más específicas (“blog de cocina castellanoleonesa” o “blog de música punk de los 80”). Sin embargo, para esas keywords encontrarás mucha más competencia, por lo que te será más difícil que Google te seleccione entre los resultados destacados cuando alguien haga esas consultas.

Además, ten en cuenta que, si alguien llega a ti a través de la búsqueda “música punk de los 80”, es infinitamente más probable que le resultes interesante que si simplemente está buscando “música”. Puedes ahondar en este campo en este artículo sobre palabras clave.

Redacción

Aclarado el tema de las keywords, pongámonos manos a la obra. Cuando escribas tus textos estáticos, recuerda incluir tus keywords de forma natural, sin abusar de ellas. Luego, utiliza herramientas que den un empujón extra a tu posicionamiento.

Si has optado por WordPress, instala Yoast de forma gratuita. Se trata de un plugin que te permite editar fácilmente los metadatos. Cuando lo tengas instalado, debajo del editor de cada página o entrada te aparecerán unos campos que deberás rellenar para que esa página o entrada sea lo más atractiva posible a ojos de Google.

¿Más preguntas? ¡Escríbelas en comentarios y les daremos respuesta!