Los metadatos son palabras que incluimos en el código de una web o una publicación y que sirven para dar la información fundamental sobre el tema del que tratan. Son la puerta de entrada para los buscadores, y también la forma que tenemos de llamar la atención del usuario desde Google o Bing hasta nuestro blog o página.

 

Title tag

El title tag es la carta de presentación de nuestro post ante los buscadores. Hasta una de las últimas actualizaciones de Google, lo recomendable era darle una longitud máxima de 55 caracteres. Ahora, podemos jugar con hasta 67-68. Menos de 70 caracteres para contarle a Google qué somos. La clave es obvia: hay que ir al grano.

Para diseñar el title tag idóneo, primero hay que acudir a Keyword Planner y hacer una búsqueda de palabras clave o keywords. A partir del estudio de esa búsqueda y de las opciones relacionadas que te ofrezca la herramienta, debes delimitar cuál es tu keyword principal, la secundaria y una variante.

Ten en cuenta que las palabras clave que selecciones como base para tu texto no tienen por qué ser directamente las que tengan un mayor promedio de búsquedas mensuales. En ocasiones conviene más ir a por una palabra menos buscada pero para la que tengamos más opciones de conseguir un buen posicionamiento porque se ha escrito menos sobre ella.

A veces es mejor aparecer en el puesto 1 o 2 para una búsqueda que hacen menos personas (porque casi nos aseguramos que esas personas entren en nuestro post) que figurar en la tercera página del buscador para una consulta que hace más gente.

La title tag idónea es una combinación de la keyword principal y la secundaria. Hasta nueva orden (de Google), te puedes permitir licencias y sacrificar un poquito la gramática para ajustar tu title tag a las keywords más buscadas.

Por ejemplo, si estás escribiendo un artículo sobre restaurantes mexicanos en Madrid y descubres que la búsqueda con mayor volumen medio es “restaurante mexicano Madrid” (en singular y sin el determinante “en”), puedes utilizarlo textualmente en el title tag.

En el resto del texto es más importante que la gramática sea correcta que el hecho de que se ajuste exactamente a lo que más se busca, así que optaremos por “restaurante mexicano en Madrid”.

 

Ejemplo de metadatos en Google

 

Meta description

La metadescripción no tiene valor como tal desde el punto de vista del SEO, pero nos sirve para completar la title tag de cara al usuario y para convencerle de que tenemos la mejor respuesta a la pregunta que ha escrito en el buscador.

Es importante que este apartado repita nuestras keywords, puesto que, si el usuario hace una búsqueda en base a ellas, aparecerán en negrita y dará mayor sensación de que nosotros tenemos la respuesta más acertada. Eso sí, aquí ya no hay licencias gramáticas.

La meta descripción tiene que aparecer escrita correctamente, sin sacrificar determinantes ni alterar el orden natural de las frases. Es decir, mientras que en el title tag sí podíamos escribir “restaurante mexicano Madrid” aunque lo correcto sea “restaurante mexicano en Madrid”, en la meta descripción deberemos escribir la opción correcta.

 

H1

El H1 es el titular de tu post, tiene que ser corto y conciso y contener la keyword principal con una gramática perfecta. Siguiendo con el ejemplo de los mexicanos en Madrid, si el research desvela que lo más buscado es “restaurante mexicano Madrid”, luego “restaurantes mexicanos Madrid” y seguidamente, “restaurantes mexicanos en Madrid”, para el H1 tendremos que decantarnos por la última opción.

Es importante resaltar que en una página podemos servirnos de varios H2 , H3, H4… para estructurar la información, pero solo podemos tener un H1.

 

Si tienes un blog en WordPress, optimizar tus metadatos será tan sencillo como instalarte un plugin específico, como Yoast. Una vez instalado, en cada página y entrada, debajo del texto, te aparecerán unos campos específicos para crear el title tag y la metadescripción, e incluso recomendaciones para que tu texto sea más atractivo a ojos de buscadores.