Abstract: The art of design es una serie original de Netflix que nos permite adentrarnos en la mente de ocho peces gordos del diseño para comprender cómo funciona el proceso creativo. Por supuesto, las figuras que protagonizan cada episodio no solo son reconocidos por su trabajo, sino que son consideradas imprescindibles en el área creativa en que desempeñan su trabajo. A continuación, te damos las claves de la serie si aún no has tenido la oportunidad de verla.

Los nombres de estos iconoclastas son Bjarke Ingels (arquitecto), Christoph Niemann (ilustrador del New Yorker), Es Devlin (diseño de escenarios de conciertos para Adele y Kanye West), Ilse Crawford (diseño de interiores), Paula Scher (diseño gráfico), Platón (fotógrafo), Ralph Gilles (diseño de automóviles) y Tinker Hatfield (diseño de calzado para Nike, creador de Air Max y Jordan). Cada episodio los explora individualmente, exprimiendo cada milímetro de creatividad en ellos, permitiéndonos conocer su proceso creativo.

La serie ayuda a presentar algunas de las lecciones para ser creativo que estas figuras regalan en cada episodio de la serie. Sin dar spoilers sobre la misma, podemos resumir dichas enseñanzas, después de todo, no sólo son palabras de aliento, sino que tienen un sustento teórico en la pedagogía, psicología y, por supuesto, en el conocimiento empírico.

Por ejemplo: ya en la década de 1960, el psicólogo estadounidense, Joy Paul Guilford, dijo que la creatividad era la clave de la educación y la solución para los problemas del futuro. Porque la creatividad no sólo propicia la creación de productos creativos estéticos, sino que estos deben ser funcionales en su contexto.

Como puedes ver, el proceso creativo ha sido estudiado anteriormente. Sin embargo, en ocasiones es necesario ver ejemplos reales, palpables, es decir, historias de éxito, para creer que no se trata de una cualidad ajena a uno mismo.

Todas las personas son creativas y es posible trabajar y mejorar la creatividad. En ese sentido, Abstract: The art of design, es una entretenida forma de comenzar a estimular el pensamiento creativo y encontrar la orientación necesaria. A continuación, presentamos cinco lecciones que puedes encontrar en la serie.

 

Adelántate al futuro… pero vuelve

Ralph Gilles, protagonista del capítulo número cinco dice sobre la innovación: “Ver el futuro antes de que esté aquí. Adelantarse”. Sin duda, esto nos remite al psicólogo estadounidense R.J Hallman, quien propuso que el producto creativo (es decir, el resultado del proceso creativo) debe poseer cuatro cualidades para ser considerado original: novedad, impredictibilidad, unicidad y sorpresa.

Estas cualidades son el común denominador de las personas innovadoras, adelantadas a su tiempo. Sin embargo, también es necesario recordar que el fruto de la creatividad debe ser útil para resolver cualquier tipo de problema.

back-to-the-future-doc

 ¡Nos vemos en el futuro!, Vía Gighy

 

No dejes para mañana lo que puedas crear hoy

El primer episodio de la serie, dedicado a Christoph Niemann, ilustrador de The New Yorker, inicia con una frase del artista: “Me encantaría sentarme y que se me ocurriera la fórmula perfecta para crear arte, pero no funciona así”. Frase que, sin duda, ilustra uno de los problemas más comunes de las personas, el cómo comenzar a crear o cómo afrontar los bloqueos mentales.

Sobre los bloqueos creativos, Osborn y Simberg trabajaron para categorizarlos en tres tipos: bloqueos perceptuales (los estereotipos no permiten ver la realidad tal cual es), bloqueos culturales (las reglas sociales y el conformismo) y bloqueos emocionales (tensiones emocionales). Sin embargo, es posible evitarlos mediante el ejercicio constante. Después de todo, la práctica sí que hace al maestro.

christoph-neimann-ilustracion

Portada de Christoph Niemann para el New Yorker, Vía Christoph Niemann 

 

Descubre el mundo por ti mismo

Este consejo parece bastante común, sin embargo, para el desarrollo del proceso creativo, la mayoría de los protagonistas de la serie afirman que explorar el entorno es de vital importancia. De hecho, en más de una escena se les puede ver disfrutando de alguna actividad al aire libre o dando un paseo. Para ser crear, primero se debe vivir. Por otro lado, el estrés es contraproducente para crear.

Herbert Klausmeier afirma que el proceso creativo es eficaz cuando la atmósfera es favorable: se liberan bloqueos, se fomenta la fluidez, flexibilidad y originalidad. ¿Quieres un ejemplo? ¿qué tal el paseo en bicicleta que le dio a Albert Einstein la idea sobre su Teoría de la Relatividad?

albert-einstein-bicycle

Las mejores ideas suelen pasar en la calle, Vía Tumblr

 

La práctica nunca termina

Este punto se relaciona con el segundo, cuando hablamos de la práctica constante. El talento es una cualidad más para la identificación de las personas creativas, sin embargo, no lo es todo. Ejercitar las capacidades artísticas sí es fundamental. Además, esto permite perfeccionar nuestras habilidades y técnica. Paula Scher lo ilustra de la siguiente manera tras 40 años de trayectoria: “me impulsa la esperanza de que mi mejor trabajo todavía está por llegar”. Davis estipula que las técnicas creativas se estimulan con su práctica; cada error es un escalón más a la excelencia.

 

Las barreras son oportunidades

Los bloqueos creativos también son producto de las condiciones socioeconómicas de las personas. El ambiente es un factor determinante que favorece o inhibe la conducta y pensamiento creativos. Al respecto, Slabbert estipula que incluso los individuos creativos pueden ser reprimidos por el medio.

chistoph-niemann-practica

El camino puede ser lento, pero seguro, Vía Abstract Sunday

 

Para finalizar, te dejamos con una breve TED Talk con Jaime Buhigas, ilustrador, acerca de la creatividad. Él justificará estas cinco lecciones que nos dio Abstract: The Art of Design.

Imagen de portada, Vía Design Milk